Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Email this to someone

 

Sea por el paso del tiempo, perdidas de peso o los embarazos, hay mujeres que notan una distensión de la musculatura abdominal y flacidez en la piel del abdomen que no se soluciona ni con ejercicio ni con dieta.
En el caso de los hombres, la causa fundamental es el aumento y perdida de peso, acompañado de una vida muy sedentaria, lo que facilita la debilidad de la pared abdominal y por consiguiente la distensión de la musculatura.

Abdominoplastia Clínicas Pastor

La abdominoplastia será la intervención que está indicada en estos casos  El cirujano determinará en cada caso la indicación y el procedimiento a seguir.

 

En qué consiste

La abdominoplastia es un procedimiento quirúrgico que consiste en eliminar el exceso de piel y tejido graso del abdomen medio y bajo y que tensa los músculos de la pared abdominal.
No es un tratamiento quirúrgico para adelgazar, por ello si se tiene exceso de peso sería recomendable lograr antes un peso ideal aproximado.

 

La forma y extensión, dependerá de las características de cada paciente.

 

Procedimiento

La lipectomía abdominal es una intervención quirúrgica que consiste en despegar y resecar la piel y la grasa del abdomen mediante una incisión en el pliegue suprapúbico (por encima del pubis), lo que permite que la cicatriz quede perfectamente disimulada por la ropa interior o el bañador. Esta operación permite además la reparación de la pared muscular a fin de conseguir un abdomen plano y, en casos indicados, el estrechamiento de la cintura del paciente. La extensión de la incisión dependerá de la flacidez de la piel y del grado de obesidad de la persona.

Todo el procedimiento dura aproximadamente entre 2-3 horas dependiendo de la complejidad.

 

Tipo de anestesia

Es una cirugía que se hace con anestesia epidural o general. Se deberá quedar ingresado en clínica una noche.

 

Pruebas médicas

Se realizará un preoperatorio completo.

 

Postoperatorio

Tras la intervención se recomienda reposo durante una semana y el uso de una faja alrededor del abdomen durante aproximadamente un mes. El reinicio de las actividades normales es a partir de las dos semanas y el paciente podrá empezar a hacer ejercicio físico paulatinamente a partir del mes.

Es normal que haya una inflamación postoperatoria qué ira disminuyendo progresivamente, la sensibilidad de la zona operada se recupera poco a poco.
La cicatriz después de una abdominoplastia queda en todos los casos camuflada por cualquier prenda de ropa interior o de baño.

Podrá hacer vida normal en unas tres semanas, siempre dependiendo de la evolución y de las características propias de cada paciente.

 

Acude siempre a Centros Médicos especializados y autorizados. Recuerda ponerte siempre en manos de profesionales que dominen esta técnica.