Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Email this to someone

La piel grasa es una manifestación de la piel que se caracteriza por la acumulación excesiva de sebo.  Aparte de resultar antiestética cuando este exceso de brillos se presenta en zonas muy visibles como pueden ser la frente, la nariz, pómulos…etc. Éste tipo de piel suele presentar mayor espesor, glándulas sebáceas sobre-alteradas, orificios pilosos dilatados, cutis poroso, aspecto húmedo, brillante, sensación de piel sucia, puntos negros.

Aunque es muy difícil evitar el brillo facial por completo si tenemos la piel grasa hay muchas formas de controlarlo. Lo primero que debemos hacer, es una buena higiene de la piel todos los días, y aplicarnos cosmeticos adecuados, siempre bajo el consejo y supervisión de un profesional. Normalmente, estas pieles presentan un aspecto rugoso y apagado, para devolver a la piel la luminosidad y uniformidad debemos realizar una oxigenoporación

poros dilatados

En estos casos tenemos muy buena respuesta de la piel con los Peelings químicos y también podemos aplicar en la piel la Luz pulsada Intensa, método a través del cual logramos regular la secreción de sebo de las glándulas sebáceas, cerrar los poros y desinflamarlos, gracias a la acción antibacteriana que nos ofrece la luz.