Seleccionar página
Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Email this to someone

 

El lifting o estiramiento facial es un procedimiento quirúrgico para mejorar los signos de envejecimiento de la cara y cuello. Cuando envejecemos la piel y los músculos de la cara empiezan a perder tono.

El lifting facial no puede detener el proceso de envejecimiento, pero puede mejorar los signos más visibles del mismo, mediante el tensado y la readaptación de la piel de la cara y el cuello.Lifting facial Clínicas Pastor

 

Un lifting se puede realizar aislado o combinado con otra cirugía como es la blefaroplastia. También es común realizar un lifting de sólo el tercio inferior de la cara, que denominaremos minilifting.

 

Procedimiento

Un lifting se realiza en una sola intervención. Tras una primera visita informativa y un estudio en el que se valoran  las expectativas del paciente y los posibles métodos, se concreta la cirugía. La técnica consiste básicamente en reposicionar las capas musculares, la piel y la grasa, retirando el tejido sobrante mediante una incisión que habitualmente comienza en la zona de las sienes (por dentro del pelo), se extiende al interior de las líneas naturales que existen en la oreja y continúa alrededor del lóbulo, detrás de la oreja y del cuero cabelludo. De esta manera las cicatrices quedan perfectamente camufladas.

 

Si la indicación es un minilifting inferior se realizará con anestesia local y sedación, la paciente se puede ir a casa después de unas horas de estancia en clínica, si el lifting es completo, será el cirujano quién determine en cada caso el tipo de anestesia y los días de estancia en clínica.

 

Postoperatorio

El postoperatorio no suele ser doloroso. Las molestias que generalmente aparecen suelen controlarse bien con analgésicos habituales.

Tras el lifting, es habitual que sienta la piel de la cara algo “acolchada”. Esta sensación es transitoria y desaparece en unas cuantas semanas. También es normal que el rostro esté inflamado y presente hematomas.

 

El paciente podrá llevar vida normal en pocas semanas, cuando los hematomas y la inflamación hayan desaparecido, siempre siguiendo las pautas y recomendaciones del doctor.

 

Acude siempre a Centros Médicos especializados y autorizados. Recuerda ponerte siempre en manos de profesionales que dominen esta técnica.