Seleccionar página
Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+1Email this to someone

 

¿Qué es la nutrición?

La nutrición es el conjunto de reacciones químicas que ocurren en los diferentes alimentos para que estos aporten los distintos nutrientes al organismo. Es decir, el organismo transforma los hidratos de carbono, las proteínas, las grasas, las vitaminas, los minerales de manera que los hace utilizables por el cuerpo humano. Hay que diferenciar nutrición de alimentación. Ésta es la manera de aportar al cuerpo humano los nutrientes esenciales para que mantenga el proceso vital.

¿Qué es comer? Es una necesidad fisiológica que además nosotros convertimos en un hábito. Como todo hábito, tendemos a realizar el acto de alimentarnos de forma casi “automática” y rara vez reflexionamos sobre los aspectos positivos o negativos de nuestra alimentación.

En la sociedad actual, la sociedad de la abundancia, hay una tendencia a comer más de lo necesario y a alimentarnos de forma incorrecta. Consecuencia de ello es la aparición de sobrepeso y obesidad.

Para mantenernos en nuestro peso y con un buen estado de salud debe existir siempre un equilibrio entre la ingesta energética (calorías) y el gasto energético. Cuando este principio fundamental se rompe, aparece el sobrepeso y la obesidad.

¿Qué es la obesidad?

La obesidad se define simplemente como un estado de salud anormal por una excesiva acumulación de grasa corporal (que genera aumento de peso) que puede constituir un serio peligro para la salud. Tanto el sobrepeso como la obesidad son factores de riesgo importante en el desarrollo de muchas enfermedades crónicas como: diabetes tipoII, HTA, enfermedades cardiovasculares, enfermedades respiratorias, osteoartritis, algún tipo de cáncer…

Hay varios factores que influyen en el exceso de peso y la obesidad, entre ellos la predisposición genética, los factores medioambientales y el envejecimiento, los embarazos…

Lo que está claro es que la obesidad no siempre es consecuencia de un abuso del consumo de alimentos apetecibles o de la falta de ejercicio físico. También pueden influir factores biológicos (hormonas), el estrés o los medicamentos. Los factores dietéticos y la frecuencia del ejercicio físico tienen una gran influencia en la ecuación del equilibrio energético y además son los factores más fácilmente modificables.

DIETETICA¿Por qué engordamos?

El exceso de peso de una persona es sólo cuestión de desequilibrio, de exceso de calorías ingeridas. Si la ingesta calórica y el gasto calórico están en equilibrio el peso NO varía, pero si se ingiere más de lo que se gasta, entonces el cuerpo acumula el exceso y se empieza a engordar. Si por el contrario se ingiere menos de lo que se gasta, el cuerpo gastará las reservas y se adelgaza.

La ingesta calórica NO sólo la proporciona las tres comidas principales sino todo aquello que se coma o se beba durante el día.

El sobrepeso y la obesidad son consecuencia en la mayoría de los casos, de un balance positivo entre la ingesta real de energía (calorías) y el gasto calórico. Por ello en cualquier programa de pérdida de peso(dieta adelgazante) deberá cumplir el siguiente requisito; dar la vuelta a este balance, disminuyendo la ingesta y aumentando el gasto calórico.

Por lo tanto, una dieta para perder peso:

    1. Deberá ir acompañada siempre de un cambio de los hábitos alimenticios incorrectos, que es en definitiva la mejor forma de perder peso y mantenerlo en el tiempo.
    2. Deberá proporcionar menos energía (calorías) que las necesarias para mantener el peso corporal adecuado. La base ineludible es la disminución de su contenido en grasa porque se convierte automáticamente en hipocalórica
    3. Deberá distribuir la ingesta diaria en varias veces. La distribución fragmentada en varias comidas del total de alimentos es muy importante para evitar en primer lugar periodos prolongados de ayuno que pueden dar lugar a atracones y comportamientos compulsivos. Por otra parte, se sabe que el gasto por la acción termo génica de la dieta y por los procesos digestivos y metabólicos, aunque proporcional a los alimentos que se ingieren, es mayor si la ingesta total de energía se distribuye a lo largo del día.
    4. Deberá recomendarse la práctica de ejercicio físico, porque aparte de su valor intrínseco (mejora la movilidad, la agilidad, la función cardíaca…), un pequeño exceso en la ingesta puede ser compensado con un aumento de la actividad física. Y es el ejercicio físico la única forma en la que el individuo puede influir voluntariamente para incrementar el gasto energético y así bajar de peso.

    En función de tu historia clínica, y los objetivos que desees conseguir, el médico te recomendará una dieta hipocalórica, pronokal o Ysonut.

    Acude siempre a Centros Médicos especializados y autorizados. Recuerda ponerte siempre en manos de profesionales que dominen estos tratamientos.