Seleccionar página
Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Email this to someone

La palabra dieta, en términos generales, significa la suma de alimentos que ingiere una persona según sus necesidades.

Hay que tener en cuenta que no se adelgaza si la dieta no es de carácter hipocalórico (es decir, que aporta a nuestro organismo menos energía de la que este consume diariamente) y que todas las dietas restrictivas pierden eficacia en un plazo más o menos largo.

Las dietas hipocalóricas de adelgazamiento están constituidas por alimentos que, en proporción adecuada y en la cantidad necesaria, otorgan una buena nutrición, pero contienen pocas calorías. Los alimentos clásicamente hipocalóricos son las verduras, hortalizas y frutas que son la base de estas dietas.

La finalidad de las dietas hipocalóricas es reducir el peso corporal poco a poco hasta alcanzar el peso adecuado, y luego debemos mantenerlo durante toda la vida. Lógicamente, estas dietas de adelgazamiento son más estrictas durante el primer período donde se quiere perder el peso, ahora bien, una vez conseguido el peso adecuado la dieta de mantenimiento, aunque menos restrictiva que la anterior ha de ser para siempre. La dieta hipocalórica junto al ejercicio físico es la única solución frente al sobrepeso y la obesidad.

Objetivos de las dietas hipocalóricas:

1.- Consumir menos calorías: el secreto consiste en consumir nutrientes en proporción y cantidad necesarias, y siempre deben ser alimentos que aporten pocas calorías.

2.- Ejercicio físico: debemos durante todo el tiempo que dure la dieta mantenernos activos. La actividad física, cualquiera que sea su intensidad facilita el gasto de energía y además se mantiene la masa muscular y la tasa de metabolismo basal.

3.- Modificar hábitos alimenticios: es necesario cambiar nuestros hábitos antes de hacer dieta porque así, al dejar de consumir una dieta hipocalórica y pasar al consumo habitual de alimentos esto no se traduzca en un nuevo aumento de peso.

Generalmente la pérdida de peso es fácil, si se siguen las normas establecidas (dieta + actividad física) lo difícil es mantener el peso conseguido en el tiempo.